miércoles, 6 de diciembre de 2017

RESEÑA: Los chicos del calendario: agosto, septiembre y octubre

¡Hola, hola mis amores! Una semanita más, una reseña más. Al final voy cogiendo el ritmo eh jaja.
En fin, hoy os traigo la cuarta parte Los chicos del Calendario, una saga que al parecer ha suscitado de todo entre la comunidad lectora. Algunos la han adorado, otras la han odiado e incluso hay a quien le ha sido del todo indiferente. Para saber que me parece a mí toda la serie y este libro en concreto... ¡seguid leyendo!


TÍTULO: Los chicos del Calendario: agosto, septiembre y octubre
AUTORA: Candela Ríos
GÉNERO: Romántica
AÑO:2017
EDITORIAL: Ediciones Urano - Titania
4 de 5
PRECIO: 
13,77€ (Tapa Blanda)
Lo quiero ♥

Me llamo Candela Ríos. Supongo que a estas alturas del año no hace falta que te expliqué quién soy o por qué estoy recorriendo el país de norte a sur y de este a oeste. Los chicos del calendario ha llegado a su ecuador y cada vez estoy más cerca de acabar esta aventura. Cada mes he vivido una experiencia única y he conocido a personas maravillosas con las que he aprendido lecciones inolvidables.

En agosto, septiembre y octubre visitaré tres nuevas ciudades para continuar con mi búsqueda de un hombre que valga la pena y me haga cambiar de idea sobre el sexo opuesto. Aunque ¿queréis saber algo? Creo que empiezo a atisbar lo que buscaba… No tanto al hombre en sí, sino la respuesta. Empiezo a entender que todo es cuestión de perspectiva o del momento vital de atravesamos… Y que la cuestión no es tanto dar con ese ejemplar perfecto y único en su especie, sino encontrar ese chico cuyo momento coincida con el tuyo y haga que este caos que es el día a día sea tan intenso que ya no te importe subirte a la montaña rusa del amor.
Los chicos del calendario 1 Enero | RESEÑA
Los chicos del calendario 2 Febrero, Marzo y Abril | RESEÑA
Los chicos del calendario 3 Mayo, Junio y Julio | RESEÑA
Los chicos del calendario 4 Agosto, Septiembre y Octubre 
Los chicos del calendario 5 Noviembre y Diciembre | PUBLICADO
En esta nueva etapa, Candela empieza el mes de agosto descubriendo por fin el gran secreto que Salvador siempre se ha esmerado tanto en ocultarle. Un secreto doloroso e impactante que hace que Candela al fin entienda porque el chico de Enero lleva meses comportándose de un modo tan impredecible y volátil. No comparte sus decisiones, no comparte sus formas pero, de una vez por todas, es capaz de comprender que existe un motivo de peso para ser así. La cuestión es si, ahora, Salvador le permitirá quedarse a su lado o volverá a alejarla de su vida, otra vez. 

Por otro lado, y en medio de todas estas revelaciones, Los chicos del Calendario sigue su curso.

Con el inicio de Agosto, Candela debe viajar a una nueva ciudad para conocer a un nuevo chico. En este caso, nos iremos a Oviedo, lugar en el que reside el chico de este mes. Nacho, es un antiguo compañero de colegio de Candela con el que perdió el contacto hace años cuando él se trasladó a Asturias. Nacho trabaja como bombero y guarda forestal y carga a sus espaldas con un gran remordimiento debido a un error garrafal que cometió hace años y que aun no ha sido capaz de perdonarse. 
De él aprenderemos, que uno puede equivocarse mucho y muchas veces por millones de motivos y que lo importante siempre es reconocer el error y aprender a perdonarse a uno mismo.

Después de agosto vino Septiembre y con él Marbella y un nuevo chico impuesto por el insufrible Barver padre. Ben es un antiguo famoso, exadicto a las drogas y que ahora dedica todos sus esfuerzos a la integración de exdependientes y la pastelería. Y aunque inicialmente las intenciones del señor Barver eran otras, al final resulta que Ben se pone de parte de Cande y ambos tratan de descubrir que se trae ese hombre en realidad entre manos. 
Ben nos enseñará que pase lo que pase en la vida uno siempre tiene en su interior la fuerza suficiente como para cambiar el rumbo, a pesar de que cualquier oportunidad de esas puede ser la última.

Por último, llegamos a Octubre y nos vamos a Valencia a conocer a Adrián, quizá el chico con la historia más triste y más bonita de todos estos meses. Adrián es un joven mecánico que hace unos meses que se ha quedado viudo tras una larga enfermedad padecida por su mujer. De hecho, ella misma fue la encargada de presentarlo al concurso un tiempo antes de morir. 
De él aprenderemos, que la vida es corta y que debemos ser capaces de aprender a disfrutarla todos los días. Y que, aunque alguien ya no esté siempre vivirá en nosotros mientras sigamos recordándole. 

En estos meses también veremos de nuevo a personajes que ya conocemos como Rubén o Víctor. Y Candela aun tendrá que aclarar sus sentimientos y decidir sí prefiere la estabilidad que le otorga el chico de marzo o el vaivén emocional de su chico de enero. 

Me he dado cuenta de que hay algo que me da más miedo que morir y es vivir sin ti

La trama de esta cuarta parte de Los chicos del Calendario tengo que reconocer que me ha parecido un tanto repetitiva. No tanto por las historias personales de cada uno de los chicos, que me han parecido incluso más interesantes que las de los meses anteriores, si no por la parte que corresponde más a Candela y sus líos. 
No quiero spoilearos, pero llegados a este punto es evidente que Candela tiene su corazoncito un poco dividido entre dos hombres y a lo largo de los libros nunca ha sido capaz de decidirse a pesar de que es evidente que hay uno por el que su corazón se desboca cada vez que la besa. 
Sin embargo, en esta parte me ha parecido que Cande es muy poco clara con uno de ellos. Que se comporta con él como el perro pequeño: que ni come ni deja comer. Y eso me enervó bastante. 
Por no hablar, de que hay reacciones y escenas que me recordaron tanto a libros anteriores que me dio un poco de pereza, la verdad.

De los personajes, diré que en esta entrega Salvador me ha conquistado, Víctor me ha vuelto loca y Candela me ha estresado. Eso a grandes rasgos. 
Y de los chicos, Nacho me ha parecido adorable y achuchable con una personalidad férrea y unos valores envidiables. A pesar, de que ese error que cometió hace años siga sin dejarle avanzar de todo. 
Ben, el chico de septiembre he de decir que también me cautivó desde el inicio porque me pareció una persona tenaz y luchadora a la que no le avergüenza reconocer todos los errores que cometió y que sigue luchando día a día por no recaer en las drogas.
Y Adrián que me inspiró una ternura y una lástima inmensas por lo triste y bonito de su historia. 

Por último, en cuanto a la pluma de la autora creo que ya sabéis lo que siempre os digo de ella. Creo que el estilo es un poco soso y bastante simple aunque en esta entrega he notado cierta evolución a mejor en él. Aún así, la prosa de Candela Ríos sigue sin ser santo de mi devoción a pesar de que seguiré leyéndola, al menos, hasta el final de esta saga. 



«En resumen, Los chicos del calendario 4 mantiene el ritmo lento del anterior pero con unos chicos de agosto, septiembre y octubre mucho más interesantes que sus predecesores. Con una trama principal sobre Candela que me resultó un tanto repetitiva pero a la que, como veis, sigo enganchada»

Puntuación: 3 de 5

¿Qué os parece el libro? ¿Lo habéis leído? ¿Seguís la saga? ¿Os apetece empezarla? Dejadme vuestras impresiones sobre ella en los comentarios.


Nos vemos pronto Libro Adictos. Besitos