viernes, 6 de abril de 2018

RESEÑA: Tu maldita sonrisa

¡Hola de nuevo familia lectora! He tardado una semanita pero he vuelto (aplausos para mí, por favor). Esta vez, por decisión vuestra en Twitter, os traigo un libro que me ha encantado. Como os dije allí tengo varias reseñas pendientes, algunas buenas, una que ni fú ni fa, y otra que odié, y decidistéis que os trajera alguna que me hubiese gustado mucho. Así que ¡seguid leyendo!

TÍTULO: Tu maldita sonrisa
AUTORA: Cherry Chic
GÉNERO: Novela Romántica
AÑO:2017
EDITORIAL: Autopublicado
3 de 4
PRECIO: 15,22€ (Tapa Blanda)
Lo quiero ♥

La vida de Álex es justo lo que él ha querido siempre. Vive en Sin Mar, una urbanización tranquila a las afueras de la ciudad, y comparte sus días con su padre, la mujer de este, sus tres hermanas, a las que adora, aunque le vuelvan loco, sus cuñados, sus sobrinos, sus amigos y hasta un perro comunitario.

Tiene el trabajo que siempre soñó y tantas mujeres dispuestas a pasar un buen rato como días tiene el año, o casi. No le falta nada. De verdad que no. Todo es perfecto tal y como está… hasta que llega ella. Y arrasa. Y lo vuelve del revés. Y lo descoloca. Y lo enciende, para bien y para mal. Ella, que no busca nada, salvo una vida tranquila. Ella, que lo último que quiere es una relación con alguien como él. Ella, que no corre hacia sus brazos, sino en dirección contraria. 

Ella. Solo ella. Siempre ella.
Ella y su maldita sonrisa.
Alex no quiere ni oír hablar de relaciones. Relaciones serias, se entiende, porque las sexuales ya las tiene dominadas desde hace muchos años. Él, de lo que no quiere saber nada, es de tener novia, hijos o una familia propia. Con la panda de locos que tiene en la suya ahora mismo le sobra y le basta. Y es que Álex es uno de los cuatrillizos de la familia más famosa de Sin Mar. El único chico del grupo y el que, según él, siempre debe aguantar los arrebatos de locura de sus tres hermanas, Julieta, Esme y Amelia.

De profesión es bombero. Y aunque a menudo piense que un día de estos su trabajo le matará física y emocionalmente, también sabe que nunca jamás ha deseado ser otra cosa. Es lo que sabe y quiere hacer, y las certezas de lo peligroso y arriesgado que es su trabajo, nunca le han hecho dudar que sea su verdadera vocación. Por eso no quiere una novia o unos hijos, porque someter a alguien más al estrés y el miedo de que algún día le pase algo le parece un trago que ninguna otra persona, aparte de su padre y hermanas debería pasar.
Su problema, sin embargo, radica en una sonrisa. Sí, habéis leído bien. Solo existe una cosa en el mundo que podría hacer que Álex se replanteara su autoimpuesto mantra personal, y es la sonrisa de Eli.

Eli es la mejor amiga de Esme, matrona en el hospital y madre soltera de un precioso niño de siete años que es su mayor tesoro. Cuando su relación con la cuatrilliza se hizo más fuerte, Eli empezó a pasar mucho tiempo con esa familia atípica y disfuncional que los León y agregados han ido formando con el tiempo, haciendo que ella y su hijo hayan ido sintiéndose, poco a poco, una pieza más. Ella los adora a todos y su hijo Óscar también pero, entre todos, hay uno de ellos al que adoran más. Y ese es Álex, el chico guapo, alegre y ligón de la familia que puede pasarse horas jugando con Óscar y otras tantas ligando con su madre. Y es que, entre Eli y él, existe un tira y afloja coqueto y cargado de sensualidad que, sin que ninguno se dé cuenta, puede que acabe convirtiéndose en algo muy parecido al amor. 

¿Podrá Álex dejar su vida de mujeriego atrás y desear, al fin, tener una familia? ¿Logrará Eli superar sus propios miedos y volver a confiar, al fin, en un hombre? ¿Será posible que, al final, una maldita sonrisa lo cambie todo?
- ¿Sabes cuál es el problema contigo, Elisabeth?- pregunta en tono ronco en mi oído-. El jodido problema es que tú dueles. Dueles cuando estás cerca y dueles, aún más, cuando te alejas.
Bueno, para los que sois habituales ya en mi blog, sabréis que este no es el primer libro que leo de esta autora (de hecho es el cuarto) y que estoy muy, muy enganchada a todas las peripecias de los hermanos León. Sin embargo, esta historia la estaba esperando desde hace mucho, porque me enamoré mucho de Álex desde el primer libro y tenía muchas ganas de conocer que le deparaba a él la vida. Y os puedo decir que su historia es genial. ¡Analicémosla!

Lo primero de lo que quiero hablaros es de la trama. En ella regresamos a Sin Mar y a la vida de los León de la mano del único chico de los cuatrillizos. Como ya he dicho arriba, Alex siempre ha sido un mujeriego, volcado en su trabajo y que disfruta yendo cada noche de cama en cama con una chica diferente. Así que su historia se basa principalmente en el desarrollo que el chico va sufriendo a lo largo de las páginas conforme se va dando cuenta de que el amor, cuando llega, no se puede remediar. En como tiene que aprender a lidiar con esos nuevos sentimientos y e como, el dolor a veces, nos hace cagarla de la forma más brutal imaginable. Esta es, por lo tanto, una trama sencilla y natural pero muy llena de sentimientos. Buenos, regulares y malos. Pero sentimientos al fin y al cabo, que acaban por atraparte entre sus garras.

Ahora hablemos de los personajes. Y podríamos hablar de todos, porque, como anteriores entregas de Sin Mar, aquí todos los personajes tiene un peso muy significativo en la trama que desarrollan los dos protagonistas. Para mí, Julieta, Diego, Esme, Nate, Einar, Amelia, Marco, Javier, Sara, Óscar, Giu, Teresa y hasta ahora los bebés (Emily, Victoria y Noah) son como co-protagonistas de esta historia. Ni siquiera me atrevo a llamarlos secundarios, porque ese apelativo creo que no les hace justicia alguna. De lo que sí estoy encantada es de reencontrarme con mi buena amiga Julieta a la que doro y con la que disfruto muchísimo. Pero bueno, centrémonos en los protas.

En Álex, el chico alegre y mujeriego que me robó el corazón en el primer libro y que ha vuelto a robármelo de nuevo con su historia. Una historia cargada de miedos e ideas autoimpuestas que se van al garete en cuanto comprende que alguien, con una sola sonrisa, es capaz de desarmar su mundo y ponerlo de revés. Capaz de hacer que se replantee todo lo que cree saber de sí mismo y de paralizar su existencia en solo un segundo. Y madura. Álex madura mucho en este libro a un ritmo rápido pero coherente. Y también comete errores, la caga y sigue madurando. Me ha encantado.

Por otro lado está Eli. Una chica preciosa, amable, amiga de sus amigos y estupenda madre. Una chica, que tuvo que salir adelante sin ayuda de nadie, para gestar, parir y criar a su hijo. Que siempre se ha sentido sola y que ha tenido que aprender a recomponerse sin ayuda para seguir sonriendo y luchando por él. Sin embargo, y a pesar de todo, Eli cree en el amor. En que un día encontrará a un hombre estupendo que se desviva por hacerla feliz a ella y a Óscar. Que no tenga miedo a formar una familia y haga de todo por mantenerla unida y feliz. Siempre creyó que, a pesar de lo mucho que la atrae, ese hombre jamás podría ser Álex. ¿O sí? Tendréis que leer el libro. Pero Eli es un personaje que a mí me ha encantado solo por el hecho de ser fuerte, independiente y decidida. Por no dejar que los reveses de la vida la derrumben y volver a la carga tras cada ramalazo. Por luchar por su hijo día y noche y velar por su felicidad al precio que sea. Es puro amor, enserio.

Por último no os cuento nada nuevo si os digo que la pluma de Cherry me ha vuelto a encandilar. No sé, es como que con ella tengo una especial conexión y sus libros de 400 páginas siempre se me hacen cortos. Me sumerjo en ellos y cuando salgo a coger aire ya voy por la mitad. Vuelvo a meter la cabeza entre sus páginas y cuando vuelvo a salir ya se ha acabado. Es como que se me evaporan. Y en parte eso es gracias a su manera de contarnos, que es cercana y muy, muy natural. En este libro la historia se alterna entre el punto de vista de Eli y el de Álex y todos sabéis que eso me encanta, porque adoro saber cómo viven ambos personajes su proceso.

Por poner un pero, diré que para mi gusto hay menos diálogo de los que me gustaría. Gozamos de mucha introspección pero yo soy más de acción. Una cuestión de gustos. 



«En definitiva, “Tu maldita sonrisa” es un libro sencillo y tierno, cargado de sentimientos que te atraparán de forma irremediable desde la primera página hasta la última. Álex tiene una historia estupenda que ha conseguido que me enamore de él, un poco más»

Puntuación: 4 de 5

¿Qué os parece el libro? ¿Os llama la atención? ¿Os apetece leerlo? Dejadme vuestras impresiones en los comentarios.


Besos enormes, libro adictos