miércoles, 27 de septiembre de 2017

RESEÑA: Los chicos del calendario: mayo, abril y junio

¡Hola, hola adictos a los libros! ¿Qué tal está fluyendo la semanita? ¿Tenéis ganas ya de tiraros por la ventana? Pues yo sí, y eso que solo estamos a miércoles. ¡Qué de pesada se me hace siempre la rutina, madre mía! En fin, que me voy por las ramas. Hoy estoy aquí, para traeros la reseña de la tercera parte de los Chicos del calendario de Candela Ríos. Editado y distribuído por Ediciones Urano y su sello Titania, a la que agradezco enormemente el envío del ejemplar. Así que, sin más dilación ¡vamos allá! 


TÍTULO: Los chicos del calendario: mayo, abril y junio
AUTORA: Candela Ríos
GÉNERO: Romántica
AÑO: 2017
Parte 3 de 5
PRECIO: 13,77 € (Papel)
LO QUIERO ♥

Candela ha aprendido muchas cosas de los chicos de febrero, marzo y abril y empieza a sentirse más segura de sí misma, pero ¿qué le deparará el trimestre siguiente? 

En mayo, conocerá a Javier de Madrid. Un veterinario que se ha presentado él mismo como candidato a chico del calendario. Su objetivo: recaudar dinero y conseguir publicidad para un centro de animales maltratados. Pero, ¿realmente estará a la altura del título de “hombre que vale la pena”? Candela descubrirá con él que, aunque te hayan hecho daño una vez, no hay que cerrar nunca el corazón al amor. 

En junio Candela visitará Segovia y conocerá a Alberto, un obrero de la construcción que está reformando un geriátrico y a quien los abuelos presentan como candidato perfecto. Su ex, sin embargo, no piensa lo mismo… pero, ¿y Candela? ¿Logrará ella empatizar con temas como la infidelidad y la culpa? 

Julio es mes de sol y playa, del calor de una isla como Palma de Mallorca. Este mes Candela conocerá a John, un español de madre inglesa, contable y loco por el surf. John quiere demostrarle a Candela que vivir “de las apariencias” es suficiente y que si ella sabe aprovechar el momento también podrá hacerlo. Mientras tanto, Candela se debatirá entre el amor de Víctor y lo que siente por Salvador. ¿Logrará poner en orden sus sentimientos?

Los chicos del calendario 1 Enero | RESEÑA
Los chicos del calendario 2 Febrero, Marzo y Abril | RESEÑA
Los chicos del calendario 3 Mayo, Junio y Julio
Los chicos del calendario 4 Agosto, Septiembre y Octubre |PUBLICADO
Los chicos del calendario 5 Noviembre y Diciembre | PRÓXIMAMENTE 
Candela lleva ya cuatro meses viajando por todo el país buscando algún chico que sea capaz de demostrarle que aún existen hombres que merecen la pena. En enero fue Salvador (su jefe), en febrero, Jorge (futbolista retirado), mayo fue para Victor (científico loco) y abril para Bernal (seductor nato y casanova de profesión). Y, aunque Candela logró aprender algo de cada uno de ellos, lo cierto es que ninguno fue capaz de hacerla cambiar de opinión. Pero queda tiempo, el años sigue y Candela empieza un nuevo mes en el que pondrá rumbo a Madrid.

Allí conocerá a Javier un joven veterinario muy concienciado con el maltrato animal y la condena a los maltratadores. Y ese fue el motivo principal por el que, él mismo, decidió apuntarse a Los chicos del calendario: lograr concienciar al mundo de la enorme cantidad de animales que son maltratados. 
Ex adiestrador de perros policía, apasionado de los animales y alguien con las ideas muy muy claras es principalmente lo que Candela se encontrará en Madrid. Y es él aprenderá que uno debe ser lo que es sin dejar que nadie, ni siquiera el amor de su vida, le condicione. 

Después de Mayo vino de Junio y con él Segovia, la ciudad en la que vive Alberto, el chico del mes. 
Arquitecto de profesión, Alberto se pasa los días ejerciendo como manitas oficial en un geriátrico de la ciudad. Y no es que profesionalmente no pueda aspirar a más y se haya conformado. No. Alberto es feliz haciendo lo que hace y donde lo hace. Y no querría estar en ninguna otra parte. Ya lo estuvo una vez y jamás se perdonará todo lo que perdió por ello y por todas las equivocaciones que trajo consigo. 
Y es que precisamente esa es una de las cosas que Candela aprenderá en Junio, que la gente se equivoca y que reconocerlo es tan dificil como loable cuando se consigue. Igual que Alberto hizo.


Julio, calor, vacaciones y en el caso de Candela, Mallorca. La ciudad del mes de Julio en la que vive John. Un surfista profesional con más cara que espalda, chulo y egoísta que tiene entre cero y ningún interés en Los chicos del calendario. Pero al que su patrocinador y alguien más, obliga a participar para ganar publicidad de cara a la temporada de competiciones.
El caso es que con el paso de los días y rascando un poco en la careta superficial de John, Candela acaba encontrando su pequeño corazoncito. Perdido, escondido y muy en el fondo pero ahí está. Porque juzgar a alguien si conocerlo es algo que Candela debe aprender y que el chico de Julio logrará enseñarle. 

Y en medio de todo esto Víctor y Salvador. Las dos orillas del mar sentimental que es Candela en este momento. A un lado Víctor, la calma, la seguridad, el flotador perfecto con el que plantearse una futuro estable y perfecto. Al otro Salvador, misterioso, impredecible y obtuso. Una bomba de relojería que no sabes por donde va a salirte. Si se quedará o si se irá. Si la querrá o la alejará de él.
Blanco y negro. Calma y tempestad. Dos caras de una moneda donde Candela deberá ser sincera consigo misma tratando de escuchar a su corazón y aquello que, quizá, lleva meses gritándole. Por muy sorda que haya decidido hacerse al respecto. 
«Ahora mismo siento como que he hecho algo bien en mi maldita vida y el destino me estuviese recompensado. Eres mi regalo Candela. Lo más bonito que he tenido nunca»


Esta tercera parte de Los chicos del calendario sigue muy en la línea de las dos anteriores, aunque el ritmo me ha parecido un poquito más lento. O quizá es que a mí personalmente los chicos de estos tres meses me han parecido menos interesantes y más aburridos que los anteriores.

Aún así el libro es entretenido y engancha bastante. Sobre todo los últimos dos o tres capítulos en los que, al fin, descubrimos un poco, porqué Salvador se comporta como lo hace.

De  los personajes os diré que me encantó Javier y su personalidad y que John es un insufrible que en el fondo atrapa.
A Víctor a veces lo adoro y a veces lo odio, me parece que es bastante mono tema.
Y Salvador, al que no soportaba, ahora lo entiendo y he de confesar que en su situación yo probablemente experimentara los mismos miedos que él. Aunque creo que me comportaría de forma diferente.

Por último, en cuanto a la pluma de la autora, he de decir que no me gusta demasiado. Que esta es una saga que me encanta por su trama, pero que odio un poquito por su prosa. El estilo es soso (en mi opinión) y hay expresiones que creo que en edición deberían corregirse. Como decir «vendré a verte» cuando se quiere decir «iré a verte». Sé que son expresiones de ciertas zonas de España pero a mí me sacan de situación. 
Y a pesar de todo esto, al final siempre quiero leer más de esta saga, y estoy deseando hacerme con el cuarto. Incongruencias de adicta a la lectura y a esta trama.



«En resumen, la tercera parte de Los chicos del calendario, me ha resultado una buena lectura a pesar de sentir que es un poco peor que las dos anteriores. Aún así, es estupenda para pasar un buen ratito y,si eres como yo, lograr saciar tus ansias de saber como continúa esta saga».


Puntuación: 3 de 5


¿Habéis leído esta saga? ¿Que os parece esta tercera parte? ¿Tenéis ganas de echarle el guante? Decídmelo en comentarios.

Besotes Libro Adictos